Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.

Larraya

Es la sociedad más occidental de la Cendea de Cizur y una de las menos pobladas de la misma. Se sabe que en 1094 ya había aquí un monasterio y sus numerosas casas blasonadas confirman el notable flujo histórico que la localidad ha tenido en el conjunto de la Cendea.

En 1603 la población, que acogía 68 habitantes, tenía deudas pendientes con la Colegiata de Roncesvalles, una de las antiguas propietarias de tierras y heredades de la localidad.

Todavía hoy se puede contemplar el Palacio de Cabo de Armería que existía en la localidad. Lo más destacado del conjunto es la puerta de medio punto y la majestuosa torre defensiva. En 1723 pertenecía a Francisco de Ezpeleta y Beaumont, también señor de Otazu. El templo parroquial, de nave única, dedicado a San Román es románico (principios del siglo XIII) y es de las pocas iglesias románicas con pórtico lateral.

Las fiestas patronales se celebran el primer fin de semana de junio.